TRATAMIENTOS

El tratamiento psicológico tiene que ver con escuchar con atención lo que el paciente tiene por decir, para poder conocer y observar el mundo interior de la persona que consulta.

ANSIEDAD

La sensación de ansiedad es algo molesto, desagradable e incluso incapacitante. Por eso vivimos peleados con ella, porque queremos que desaparezca. Es posible que sepas qué te la provoca pero muchas veces sólo sientes los síntomas sin saber realmente cuál es el problema.

Te propongo hacer algo distinto:“comprender por qué la ansiedad ha aparecido en tu vida”.

Te ayudaré a explorar esas situaciones o áreas en las que no te sientes bien para que puedas ir descubriendo qué necesitas. Así, podrás relacionarte contigo, con los demás y con tu entorno de una manera más plena y satisfactoria.

¿Cuándo sentimos ansiedad?

  • Cuando he sentido un intenso malestar en una situación, y anticipo que me ocurrirá de nuevo. Al pensar en ello pueden aparecer síntomas corporales como respiración superficial, taquicardia, sudoración o rigidez muscular, entre otros. En adelante, evito situaciones similares para evitar ese malestar, lo que aumenta mi ansiedad, creando un círculo vicioso.

  • Cuando quiero abarcar más de lo que mis recursos me permiten: creo que puedo con todo y/o no digo que no a nada, cargándome de tareas y responsabilidades.

  • Cuando tengo miedo a la evaluación de los demás y creo que viviré situaciones de humillación, juicios negativos o rechazo. Si he sentido vergüenza, soledad o tristeza puedo evitar contactar con estas emociones. Distanciarme de lo que siento y de mis necesidades incrementa mi nivel de ansiedad.

  • Cuando no vivo en el presente porque anticipo negativamente lo que puede ocurrir en el futuro. Me genera ansiedad y refuerza a su vez mis pensamientos negativos, generando expectativas catastrofistas.

  • Cuando creo que no tendré recursos para afrontar la situación y tampoco recibiré ayuda de otras personas.

En qué puedo ayudarte:

Lo que te propongo es que dejes de pelearte con tu ansiedad para que empieces a escucharla. Si ha aparecido es porque hay algo que atender. La ansiedad no desaparece por arte de magia, ni con el paso del tiempo. Abordar las problemáticas que he mencionado es algo posible y realista. Mi deseo es, poder acompañarte en este proceso de aprender a escucharte. Trabajar contigo para que puedas conocerte mejor y atender a aquello que te genera malestar. Porque empezar a quererte y valorarte, a vivir en el aquí y ahora sin miedo, a considerar y cubrir tus necesidades o desarrollar nuevos recursos y habilidades te hará vivir más plenamente y disfrutar de tu presente.

Si tienes alguna duda házmela saber, date el permiso y contacta conmigo, te ayudaré a pasar de la pelea al entendimiento.