TERAPIA FAMILIAR

Terapia de familia: una oportunidad para encontrar soluciones

                TERAPIA FAMILIAR

La familia es el primer espacio donde ponemos en juego, entre otras cuestiones, nuestra identidad, creencias, valores… al igual que asociamos a la familia cuestiones relacionadas con el amor, seguridad, protección.

Pero ¿qué pasa cuando sentimos que de alguna manera no es así? 

Es cierto que, a veces, aun sintiendo un gran amor por cada uno de nuestros familiares, podemos actuar de manera muy limitada y perjudicial, tanto a nivel de pareja como hacia los propios hijos.

En el espacio de terapia familiar, tendréis la oportunidad de descubrir cuáles son vuestras potencialidades y vuestros recursos, para desde ahí encaminarnos hacia soluciones satisfactorias para todos.

A lo largo de la Terapia familiar, iremos poniendo conciencia sobre la situación por la que estáis atravesando, analizando cada situación de una manera individual y al ritmo que cada familia vaya necesitando.

Me gustaría poder acompañaros en este reto y poder trabajar juntos hacia una mayor aceptación de quiénes y cómo sois como sistema familiar.

¿Cuáles son los problemas más comunes que abordo en los procesos de orientación familiar?

Conflictos familiares

Cada familia posee un equilibrio interno,  que cambia constantemente en función de las necesidades de las personas que la componen. En este proceso de evolución a veces sentimos que las antiguas reglas no valen pero no somos capaces de establecer nuevas normas que las sustituyan y relaciones que antes eran armoniosas se tornan conflictivas y dolorosas: nacimiento nuestro primer hijo/a, dificultades para manejar algunos comportamientos de nuestros hijos/as, adolescencia, síndrome del nido vacío… Momentos adecuados para promover cambios positivos que restauren el equilibrio inicial.

Orientaciones a padres

Educar a un hijo es una tarea muy importante. Gratificante pero, a veces, dura. De todos es sabido que la asignatura de "ser padres" no se enseña en ninguna universidad.

Iniciar un proceso de orientación os permitirá asumir mejor esa responsabilidad y pondrá a vuestra disposición las herramientas necesarias para resolver los distintos problemas que el desarrollo de vuestros hijos os plantea y a su lado, verlos crecer felices.